ESCUCHAR CODIGO IPEP RADIO
Preloader

EL FUTURO DE URUGUAY EN LAS ELIMINATORIAS

 

Uruguay, que es uno de los que está atravesando esta reestructuración, se sitúa de muy buena manera, sobre todo, por la gran camada de jugadores que están surgiendo, en su mayoría, en posiciones que comprende el mediocampo.

La emersión de jóvenes talentos como son, el de Federico Valverde, Lucas Torreira, Rodrigo Bentancur, Nahitan Nández, entre otros, no solo nutren a la medular celeste, sino que también le brindan mayor categoría y buen pie, aptitudes que carecían otros combinados uruguayos.

Los dirigidos por Óscar Washington Tabárez, producto de la pandemia del covid-19, podrán contar con una de sus máximas figuras, Luis Suárez. El ariete ha sido recuperado de su lesión en el menisco externo de su rodilla derecha, y tras más de cuatro meses de inactividad volvió al fútbol.

La afección del coronavirus a nivel mundial, ha ayudado a que tanto blaugranas como charrúas, no se vean perjudicados en no poder disponer con los servicios de su número “9”.

Si se mira en retrospectiva, la última actuación de la celeste en un Mundial, es más que satisfactoria. Lo hecho en Rusia 2018, ayuda a conservar cierto optimismo de cara a la próxima cita, que se dará en el intenso calor de Catar.

En aquella oportunidad, Uruguay sucumbió a manos de Francia, en lo que se interpretó como una posibilidad perdida, en continuar avanzando en el certamen, luego de haber dejado KO al Portugal de Cristiano Ronaldo.

Luego de esto, quedó la desazón de la prematura eliminación en la última Copa América 2019, celebrada en Brasil. La caída en tanda de penales frente a Perú, significó un duro revés para los orientales.

Más allá de que los recientes resultados no acompañan, se debe tomar en cuenta que la mayor parte del plantel, que compone este recambio generacional, ha adquirido más experiencia y mayor rodaje de cara a los próximos torneos a desarrollar.

El inicio de las Eliminatorias, así como la próxima edición de la máxima competición a nivel de selecciones en Sudamérica, serán una gran prueba para los pupilos de Tabárez, quienes desde luego podrán observar con mayor precisión sus posibilidades para el venidero Mundial.

Ahora bien, mirando hacia un futuro cercano, con independencia del surgimiento de esos jóvenes talentos, que en su mayoría se desempeñan en posiciones de mediocampista, preocupa y mucho la escasez de ese mencionado relevo generacional, en las demarcaciones de defensa, ataque y portería.

Desde la retaguardia, no se vislumbra un sucesor natural a Fernando Muslera. Tal vez el guardameta de Peñarol, Kevin Dawson o el arquero de River Plate, Gastón Olveira, sean los más idóneos para ocupar esa posición.

Tampoco se ve un líder natural que ocupe luego la figura de Diego Godín quien lo más probable lo haga en un futuro es José María Giménez. Ronald Araújo o Bruno Méndez, aparecen como posibles nombres a emplear un lugar en la zaga celeste.

Lo mismo sucede en la transición con Suárez y Edinson Cavani, que de jugar ambos en Catar 2022, llegarán al torneo con 35 años de edad, y que no se divisa que tanto Maximiliano Gómez, Darwin Núñez o Jonathan Rodríguez, sean capaces de ocupar tal responsabilidad.

El futuro de Uruguay en las Eliminatorias, ahora está en el tejado de Tabárez, que deberá usufructuar la plantilla que tiene a su disposición, que conjuntamente con los anteriormente citados, cuenta con jugadores quienes prometen mucho en la selección mayor, como son los casos de Brian Rodríguez, Matías Viña y Giorgian De Arrascaeta, entre otros.

El Maestro tiene, probablemente, el mejor plantel que haya tenido a su disposición. Un equipo rejuvenecido en la mayoría de sus líneas, versátil, con gran velocidad en bandas y con las dos fieras de arriba aún vigentes.

Ya no basta con seguir recordando ese cuarto puesto en el Mundial de Sudáfrica 2010, o la añorada conquista en la Copa América 2011. El clamor popular pide y exige más, sobre todo, por tratarse de la calidad en la nómina de sus jugadores.

Lo que se avecina en el horizonte de la celeste es positivo ante todo, porque la selección ha recuperado prestigio y reconocimiento a nivel global. Reconocimiento que se le adjudica al nombrado proceso Tabárez.

La metamorfosis que atraviesa el combinado uruguayo en cuanto al relevo generacional, deberá ir enramado con una evolución en los planteos tácticos del DT celeste. Planteamientos erróneos y poco ambiciosos, en virtud de lo que dispone.

La selección uruguaya tiene material humano y recursos técnicos y tácticos como para aspirar a tener un tranquilo recorrido en las Clasificatorias. Para ello deberá mejorar sus actuaciones en condición de visitante, donde si bien logró dos victorias importantes, como las que fueron en el Hernando Siles de La Paz o en el Defensores del Chaco, tiene potencial para rescatar más unidades.

Caso distinto fue la localía, en la cual hizo del Estadio Centenario un fortín y a su vez un lugar poco deseable para acudir a los visitantes. Siete victorias, un empate y tan sólo una derrota, es prueba de ello.

En el sentir de la gente se percibe confianza y augurio de éxito en lo que se aproxima a este equipo. Este plantel cuenta con los dos últimos goleadores de las recientes dos Eliminatorias, Suárez y Cavani. Baluartes en el esquema del entrenador y referencia para los más jóvenes.

Los orientados por el experimentado seleccionador charrúa, perciben con buenos ojos la posibilidad de lograr la clasificación en forma directa, por segunda vez consecutiva. Uruguay se encamina a lograr cuatro accesos directos a la cita mundialista sucesivamente. Hecho que no logra desde 1974, cuando disputó en Alemania, la cuarta aparición continua en un evento de esta naturaleza.

Haber llegado al Mundial de Rusia 2018, sin tener que atravesar un repechaje previo, es un motivo más para creer férreamente en la factible obtención del boleto a Catar, sin comprender mayores dificultades.

Esto fue un suceso que no se daba desde Italia 1990 y que permite fortalecer la credibilidad tanto en los jugadores como en el cuerpo técnico.

Cuando retome la competencia internacional dependerá el estado físico de los futbolistas y sus propias condiciones de cara a afrontar los encuentros, que con exactitud será una interrogante en función de los resultados a obtener.

La selección tiene una maquinaria ensamblada, rejuvenecida y fortalecida, partiendo desde su cabeza pensante, lo cual permite estimar que la presencia en Catar 2022, no será un impedimento para los orientales.